"Eres más capaz de lo que te imaginas"

¿Egoísta o con alta autoestima?

Deja un comentario

Amate“Yo me quiero mucho”. Es lo que dicen tanto el egoísta coma la persona que tiene un alto nivel de autoestima. Sin embargo en varios aspectos de sus comportamientos se diferencian…

Si tener una alta autoestima es sano y lleva tranquilidad, la persona egoísta no suele tener relaciones harmoniosas y convive más con la frustración que con la serenidad…
¿Cuales son estas diferencias entre la persona egoísta y la persona que tiene simplemente una alta estima de si mismo? ¿Y cómo evitar pasar de uno al otro para mantener fluidez y paz en su vida y en sus relaciones?

 
Ante todo, aunque en apariencia los dos se respetan y se quieren mucho a si mismo, tenemos que aclarar la diferencia entre los conceptos:
La autoestima es la percepción (subjetiva) que uno tiene de si mismo. Puede ser más alta o baja según la educación y las experiencias que hemos tenido. También puede ir variando en función de los momentos de vida que experimentamos (una ruptura o un despido puede afectar en negativo mi autoestima. Al revés una promoción o una nueva relación constructiva puede ayudar a subirla)
La persona EGOísta, aunque dice quererse también, busca satisfacer su EGO, es decir la imagen de si mismo que quiere dar, y no la percepción que el tiene de si mismo. Eso quiere decir que anhela verse y sentirse querido (más que quererse en sí) o aparecer respetado (más que respetarse en sí)
Son sutilezas que muchas veces son difíciles de percibir y que crea varias confusión en nuestras mentes:

Los que tienen baja autoestima pueden llegar a no quererse tanto por miedo a convertirse en personas egoístas. Los que tienen una alta autoestima a veces se pueden sentir egoístas cuando en realidad no lo son. Y por supuesto los egoístas se esconden detrás del hecho de que son simplemente gente de alta autoestima, y que los demás deberían ser cómo ellos….

Para aclararnos y poder distinguirlos, existen 9 actitudes que nos permitirán identificar una persona egoísta y diferenciarla de una persona con alta autoestima:

1- “¡Soy la prioridad en mi vida!”
El egoísta antepone sus necesidades (laborales, personales, familiares) y sus deseos (ocios, actividades, gustos) a los de los demás.
A cambio, la persona con alta autoestima busca satisfacer sus necesidades y deseos pero poniéndolos al mismo nivel que los de los demás. Por eso estará siempre más dispuesto a encontrar acuerdos y consensos.

2- “¡No soporto a la gente así!”
El egoísta suele quejarse de los demás a menudo.
La gente con alta autoestima se puede quejar también por supuesto, pero en el fondo acaba aceptando a los demás tal y como son, es decir imperfectos, como todos, ellos incluidos. 😉

3- “Si la gente actúa mal, no es mi culpa”
La persona egoísta piensa que si varias personas diferentes no se comportan bien con ellos, es que son malas personas o que simplemente no saben comportarse. Incluso irónicamente se podrán quejar del egoísmo de la gente (vemos el mundo cómo somos). Creen que no tienen la culpa de cómo les tratan los demás y pueden llegar a pensar que simplemente no tienen suerte en cuanto a la gente con quien dan.
La persona con alta autoestima sabe replantearse las cosas: “Quizás mi actitud hace que se repitan estas malas experiencias”. En otras palabras se responsabilizan sin ponerse en el papel de víctima.

4- “¡Ves cómo me atacan!”
La persona egoísta suele sentirse atacada más a menudo que el resto de la población, básicamente cada vez que ve sus necesidades o deseos en peligro.
La persona con alta autoestima piensa que si otro le ha tratado mal, puede que sea por un motivo que no tiene nada que ver con ella siempre y cuando ha actuado bien por su lado.

5- ¡No voy a dejar que me traten así!
Al sentirse atacado fácilmente y/o a menudo, el egoísta responde naturalmente atacando. Critica, denuncia, se pelea, etc…Protege su terreno con mucha energía.
La persona con alta autoestima también quiere que le traten bien, y lo pide. Pero entiende que no es un deber. No hay ninguna ley que impide hablar mal al otro (mientras no sea maltrato o acoso). Es algo que pide pero que puede aceptar no tener. Eso le permite mantener la tranquilidad ya que no necesita el respeto de los demás para sentirse respetado. Sabe lo que vale, ¡digan lo que digan!

6- “Lo que te quiero contar es más interesante”
Así piensa el egoísta. Por eso habla mas que escucha.
Por otro lado, la persona con alta autoestima, aunque también le gusta hablar de sus temas, tiene interés en las historias de los demás.

7- “¡Mira lo bien que lo hago!”
El egoísta valora sus éxitos. Lo cual está bien. Pero los valora más que los éxitos de los demás.
La persona con alta autoestima se alegra y habla de sus propios éxitos por supuesto pero quiere que los demás también tengan éxito. Incluso les puede ayudar con gusto a que lo consigan.

8- “¡Yo lo hago mejor que ellos!”
A veces, el egoísta necesita sentirse encima de los demás para estar seguro y tranquilo. Necesita demostrar que lo hace mejor. Ya que según él, si alguien gana y que no es él, entonces siente que ha perdido.
A cambio, la persona con alta autoestima no se siente ni encima ni debajo del otro. Sabe que es diferente. Lo acepta. Así es.

9- “¡No soporto que no me hagan caso!”
El Egoísta no lo soporta, es cierto. Aunque le pueda costar reconocerlo. Necesita sentir que desprende interés y no sentirlo le puede causar frustración y enfado (ya que su ego no se queda satisfecho). Puede llegar a asociar este interés a amor, lo cual le hará pensar que alguien que no está pendiente de él no le quiere. Eso denota precisamente una carencia de autoestima ya que necesita a los otros para sentirse querido. Él solo no es suficiente.
A la persona con alta autoestima, también le gusta que le hagan caso (¿a quién no?) Pero el hecho de que no lo hagan no es un determinante ni tampoco afecta su humor. De ahí no asocia el estar pendiente a un sentimiento de amor, puesto que en realidad no es amor sino simplemente apego. Esta visión le permite evolucionar en relaciones fluidas donde cada uno se siente libre, completo y respetado.

David Lilian Potin, Coach Ejecutivo – Terapeuta

Email: David.Potin@LifeCoachDP.com
Tel: +34 608 261 867
Website: http://www.lifecoachdp.com
Facebook: facebook.com/lifecoachdp, Instagram: david.potin
Linkedin: linkedin.com/in/david-potin

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s