"Eres más capaz de lo que te imaginas"


Deja un comentario

Las cosas que debes DEJAR DE HACERTE A TI MISMO, si quieres ser feliz en tu vida personal y profesional (Parte I):

Cuida tu presente

1. Deja de querer ser alguien que no eres

Un gran reto en nuestra sociedad donde nos sentimos bien cuando estamos integrados, reconocidos y queridos…y cuando nos preocupa tanto ser “como los demás”… “ser normal”…

Es cierto que a veces estamos tentados a parecer otra persona para agradar a la gente. Pero nunca serás feliz si tu conducta está condicionada por la preocupación de ser querido por los demás.

Sé lo que eres naturalmente y de esta manera, y únicamente de esta manera, te rodearás de gente correcta que te corresponden y te traerán felicidad (ya que serán personas que te quieren por lo que eres de verdad)! ¡La felicidad no se finge y tiene que tener una base sólida y sincera!

2. Deja de mentirte

En relación con el punto anterior, piensa que, aunque es difícil, mentirte a ti mismo no te llevará nunca a la felicidad

Para ser feliz, tienes que tener muy claro lo que quieres y lo que aceptas en tu vida. Para eso, reconoce tus dificultades, enfrenta tus problemas y solucionarlos para superarlos y vivir cada vez mejor. ¡Esto es la dinámica de la gente feliz!

También, recuerda que puedes mentir a quien quieras, pero no te permitas mentirte a ti mismo…: Es un respeto básico que te tienes que hacer a ti mismo!

3. No dejes tus propias necesidades para lo último

No te olvides nunca que eres alguien único y especial…: Por eso, ¡quiérete! cuida tu presente y tu futuro. Para eso, ten proyectos que te harán crecer y nunca los dejes para lo último, después de las necesidades de todos los demás.

Si no haces nada para alcanzar tus propios objetivos, habrán personas que te usarán para alcanzar los suyos.

Piensa en ti, y aprende a decir “NO” a cualquier cosa que te aleje de tus objetivos de vida.

4. Deja de aferrarte al pasado

El pasado ya no existe. Saca conclusiones y aprendizajes de tus errores para no repetirlos y empezar otro capítulo de tu vida con más fuerza y seguridad.

Por supuesto…no se puede empezar otro capítulo, sin haber pasado página del anterior. Cierra las puertas del pasado para poder concentrarte en crear un futuro alegre. ¡La gente feliz mira hacia adelante!

5. Deja de tener miedo a equivocarte

Lo que cuenta es el éxito, sea cual sea el número de errores que hayas cometido antes de conseguirlo.

Sabes porque sabemos caminar todos? Porque de bebés, cada vez que nos caíamos, nos volvíamos a levantar y todos creían en nosotros y nos apoyaban! De adulto, a veces nos encontramos con gente que no creen tanto en nosotros ..Además, por miedo a parecer presumido, preferimos hablar de lo que no sabemos hacer bien antes de comentar nuestras fortalezas, y eso hace que nuestra mente se focalize en lo que hacemos mal en lugar de ayudarnos a crear energía suficiente para desarrollar aptitudes…

Y sabes cuántas veces se cae un bebé antes de caminar bien? Más de dos mi veces! A cambio, los adultos tienden a rendirse después de 1 o 2 intentos fallados, interpretando estos pocos fracasos como la demostración de su incapacidad. (Si los bebés fueran así, las ciudades estarían llenas de adultos caminando a 4 patas !)

Rompe con la falsa humildad y con la renuncia fácil: ¡haz lo que te apetece hacer!, ¡equivócate y empieza de nuevo hasta que lo consigas hacer tan bien y tan fácilmente como caminar!

David Potin, Coach personal y profesional

Anuncios


Deja un comentario

Saber “dominar su mente” para conseguir mejores resultados : 4-¿Cómo se puede cambiar la creencia limitante?

PensamientosSe identifican la(s) creencia(s) limitante(s) desde la primera sesión de Coaching, hablando con el cliente de las razones por las cuales, según él, le cuesta alcanzar su objetivo, y preguntándole lo que piensa de su situación actual en comparación con la situación que quisiera alcanzar.

Puede haber más de una creencia identificada pero hay siempre una que es la mayor y de la cual derivan otras relacionadas…: Es con esta creencia limitante mayor que se tiene que trabajar.

El cambio de esta creencia limitante se hace a través de 5 fases:

1ª fase: análisis de la procedencia de la creencia limitante

Primero, se hacen varias preguntas introspectivas al cliente para que se pueda entender de donde viene esta creencia, de quién(es), de cuándo. Estas preguntas también permiten al sujeto darse cuenta de que esta creencia es exterior a él, en el sentido que la ha dejado instalarse en su mente inconscientemente en base a su entorno

2ª fase: identificación de los beneficios de la creencia limitante

En una segunda etapa, trás otras preguntas reflexivas propias de la PNL (Programación Neurolingüística), se determina el motivo por el que la persona integró esta creencia en su mente porque, a pesar de ser limitante, cualquier creencia tiene un lado positivo (por ejemplo, nos protege, nos permite ser reconocido por seres amados, nos conforta en nuestra zona de confort,…etc). Es importante tener claro estos beneficios para asegurarse que no se pierdan en la nueva creencia que luego construiremos

3ª fase: Análisis de las barreras de la creencia limitante

Después, viene la etapa de lucha objetiva contra la creencia: se determina todo lo que la creencia le ha impedido hacer y alcanzar hasta ahora. También, muy importante, se definen, a través de varios ejemplos que ha vivido el sujeto mismo, los límites y matices de la creencia: el cliente, conscientemente, se da cuenta de lo incorrecto que puede ser esta creencia, en parte por lo generalizada que es.

4ª fase: Definición de la nueva creencia reemplazante

Por fin, viene la fase en la que se define con el sujeto lo que será la nueva creencia. Ésta tomará esta vez en cuenta los matices que no consideraba la creencia limitante. También será más pensada y menos radical, y sobretodo no le impedirá realizar acciones que le lleven a uno de sus propios objetivos. Esta nueva creencia consiste en la definición de una frase que el cliente tiene que escribir, ayudado por preguntas introspectivas por parte del coach. Se suelen escribir varias frases de nueva creencia hasta poder tener una en la cual la persona crea realmente y con la cual se sienta realmente a gusto. En el ejemplo que vimos inicialmente, la nueva creencia reformulada podría ser: “Un éxito profesional y económico es merecido cuando se consigue por un trabajo honesto”.

5ª fase: Integración de la nueva creencia en el sistema de pensar y seguimiento

Ahora viene la última fase, quizás la más importante, en la que el sujeto debe aplicar esta frase en su sistema de pensar. Es decir, tal y como lo hizo durante años con la creencia limitante, estar convencido por ésta, y tenerla presente en su día a día, para que afecte sus sentimientos, sus acciones y por lo tanto sus resultados. Esto se hará a través de un seguimiento del coach durante las semanas siguientes a la definición de esta nueva creencia.

Concretamente, esta fase necesita varias sesiones de supervisión por parte del coach para poder seguir al  cliente,  mantener presente y correcta la nueva creencia, y de esta manera asegurar que su nueva creencia tenga una relación rápida y directa sobre su actitud y por lo tanto sobre sus resultados. Un mínimo de 6 semanas de seguimiento es necesario para que este nuevo sistema de pensar esté bien registrado y tenga efectos en la vida de la persona y en sus resultados. También, por supuesto, se sigue al cliente hasta que alcance su propio objetivo definido al principio de las sesiones.

Cabe también indicar que varios otros pequeños (o grandes y inesperados también a veces!) éxitos se suelen conseguir por parte de la persona, en otros ámbitos de su vida, éxitos que en mayor parte no se había planteado nunca tener algún día…Esto viene del hecho de que somos seres completos y complejos y que todos nuestros ámbitos de acción están relacionados y se afectan entre ellos (profesional, personal, espiritual, relacional, familiar, económico,..). Es así que ajustando una creencia, se mejora toda la vida de una persona.


Deja un comentario

Saber “dominar su mente” para conseguir mejores resultados : 3-¿Qué hacer frente a una creencia limitante?

LC2Lo complicado es que la creencia limitante,  tal y como todas la gran mayoría de creencias que tenemos, está integrada en la mente y presente desde hace años…

La buena noticia es que se puede cambiar esta creencia limitante que tenemos.

Sin embargo no se puede erradicar, en el sentido de que solamente la podremos modificar, reemplazándola por una creencia menos radical y sobretodo no limitante, es decir que no nos impide alcanzar nuestros objetivos.

De la misma manera que cualquier creencia limitante crea un límite de las posibilidades del sujeto, el reemplazo por la nueva creencia creará un desbloqueo inmediato ya que muy rápidamente la persona se sentirá más libre y animada (sentimiento), actuará por lo tanto de manera distinta y más eficaz (acción), y como consecuencia alcanzará éxitos que nunca había conseguido hasta ahora (resultado).

¿Pero cómo concretamente se puede cambiar la creencia limitante?

Este cambio se implementa dentro de un proceso de coaching, a través de 5 fases…


Deja un comentario

Saber “dominar su mente” para conseguir mejores resultados : 2-¿De dónde vienen nuestras creencias limitantes?

Creencias limitantesTodos tenemos creencias, y muchas. Y no solemos ser conscientes de estas creencias.

Estas creencias se ubican en lo que llamamos, en análisis transaccional, nuestra parte de “padre”. Son estos miles de pensamientos que, de la misma manera que en el ejemplo visto el artículo anterior, tienen consecuencias sobre nuestras acciones. Sin embargo, por suerte, no son todas limitantes en el sentido de que no crean resultados negativos en nuestra vida.

Como bien lo explica Laurent Gounelle, psicólogo y escritor, en su libro “el hombre que quería ser feliz”, todas estas creencias nuestras son estos pensamientos que se reflejan en las acciones de nuestra vida cotidiana…:

Por ejemplo el pensamiento de que “una mujer tiene que saber recibir en casa” que encontraremos en la persona que siempre se preocupará por si tienes la copa de vino llena (acción). El pensamiento de que “es triste estar soltero”, que encontraremos en la persona que toda su vida estará emparejado (acción), prefiriendo incluso una vida triste pero en pareja. El pensamiento de que “el que cede es el más débil” en los que siempre quieren tener la última palabra (acción). O el pensamiento de que “hay que provocar para que se fijen en ti” que encontramos en la mujer vestida con colores y grandes escotes (acción) y que se sentirá despreciada cuando no es el centro de atención. O al contrario, el pensamiento de que “la gente te tiene que apreciar por lo que eres de verdad” que se puede encontrar en la mujer que nunca se maquilla (acción) por miedo a que guste a alguien por su apariencia.

Todos estos pensamientos son externos a nosotros en el sentido de que se integraron en nuestra mente, absorbidas de manera inconsciente sin que les pusiéramos ninguna barrera.

Más concretamente, son creencias que integramos durante nuestra infancia e incluso durante la adolescencia. Vienen de parte de nuestros padres, abuelos, hermanos, amigos, profesores… Cuanto más aprecio teníamos a estas personas, más fácilmente éramos sujetos a absorber las creencias que nos presentaban.

Éstas se absorbieron bajo comentarios escuchados (“mira esta mujer como va vestida…de verdad necesita vestirse así para gustar”) o experiencias que nos hicieron crear directamente estas creencias (una persona ambiciosa que vimos como no honesta, una persona soltera que le calificaron como triste, etc…)

Dicho esto, aunque externos a nosotros, estos pensamientos no son todos malos en sí. Al contrario, son buenos porque nos han hecho crecer y ser adultos civilizados, con principios. Efectivamente, gran parte de estas creencias absorbidas están relacionadas a la buena educación y a cómo relacionarse de manera correcta en sociedad (cortesía, normas de actitud en sociedad, normas de vestir, etc..). Absorbiendo estas creencias, nos hemos construido como adultos responsables y listos para vivir en sociedad.

Sin embargo, como lo vimos en el primer ejemplo del artículo anterior, hay algunas de estas creencias que pueden ser limitantes, porque nos limitan en no poder acceder a resultados que en el fondo quisiéramos para nosotros…

¿Que hacer frente a estas creencias limitantes?


Deja un comentario

Saber “dominar su mente” para conseguir mejores resultados : 1-Nuestras creencias son nuestros limites

Ideas vs Creencias

Uno de los principios bases que toca al funcionamiento de la mente es el efecto directo de nuestros pensamientos hacia nuestros resultados:

Nuestra mente, o más bien nuestros pensamientos integrados en nuestra mente desde pequeño, están en el origen de nuestros sentimientos, los cuales dirigen nuestras acciones, las cuales determinan nuestros resultados (éxitos o fracasos) en cualquier ámbito de nuestra vida.

Tomemos un ejemplo: tengo como pensamiento integrado en mi mente que “los que tienen una carrera profesional exitosa y ganan mucho dinero no pueden ser del todo honestos”.

Como soy y quiero ser una persona íntegra, al encontrarme con personas llevando un cargo alto/con una carrera profesional que considero de éxito, voy a sentir poca empatía y más bien rechazo hacia ellos (sentimiento). Por lo tanto voy a relacionarme muy poco con ellos (acción). Además, no querré estar asimilado a ellos y me relacionaré más bien con gente económicamente más humilde (acción). Me costará pedir un aumento de sueldo (“para que tener más dinero?”), no aspiraré a puestos de directivos (“estoy bien con lo que hago”) y evitaré cualquier oportunidad o propuesta que me puedan dar un cargo más importante (acción). Me quedaré con un puesto y un sueldo correcto (resultado).

Pero este resultado está realmente en línea con mis aspiraciones?

Si la respuesta es “si” entonces está todo perfecto porque por supuesto la ambición no es obligatoria y la felicidad se encuentra sólo si nuestra vida está en línea con nuestras aspiraciones.
Pero en el caso de que interiormente me quede con alguna envidia, alguna pequeña frustración, una voz que me dice “y porque yo no puedo acceder a estos puestos?”, “me gustaría también tener más comodidad financiera”, en este caso estamos delante de una creencia limitante. Porque el pensamiento de “los que tienen una carrera profesional exitosa y ganan mucho dinero no pueden ser del todo honestos” condiciona mis resultados y me impide conseguir el o los objetivos que quisiera en mi vida.

De allí la necesidad de cambiar mis creencias limitantes para optimizar mi potencial y poder alcanzar mis verdaderos objetivos de vida que me permitirán sentirme realizado y feliz.

Pero para cambiar una creencia limitante, primero necesito identificarla y entender porque y como se fundó en mi mente…